Perros y comunidades

Tu perro es un perro, no un ser humano

Esto puede tomarte por sorpresa, pero tienes que saberlo: tu perro y tú no forman parte de la misma especie. De acuerdo, tal vez ya lo sabías. ¿Pero sabías que en ocasiones tendemos a ver a nuestras mascotas solo desde nuestra perspectiva y no la de ellas?

El término antropomorfismo no solamente es una palabra muy difícil de pronunciar (dila en voz alta tres veces seguidas). También se refiere a la práctica de otorgarle características humanas a animales u objetos. Esto incluye a tu mascota.

Perro con ropa humana

Cuando observamos el comportamiento de nuestros perros, es importante que entendamos que ellos no reaccionan de la misma forma que nosotros a ciertas acciones o situaciones. ¿Les gustan a los perros los abrazos? ¿Les gustan los juegos de pólvora?

Sucede algo similar cuando a un perro se le obliga a utilizar ropa de seres humanos, o a pintarles las uñas, o a ser llevados en cartera. Esto limita su capacidad para hacer las actividades que ama y que necesita hacer, como correr, revolcarse por el piso y rascarse. Sólo porque haríamos lo anterior con un niño, no significa que debemos hacerlo con un perro.

Antropomorfismo

Al ver a tu perro y medir su comportamiento a partir de características que no le son naturales, estás comprometiendo su naturaleza, que es la clave para una relación hermosa entre una mascota y su dueño.